¿Cómo formar a los nuevos empleados en un restaurante? | haddock

Aprende a crear un programa de formación para los nuevos empleados del restaurante que reduzca la rotación de personal y les ayude a crecer en sus carreras.

27 Noviembre 2022

12 consejos sobre cómo formar a los nuevos empleados de un restaurante

Tras la pandemia, los restaurantes tuvieron que realizar cambios específicos en todas las áreas operativas de su organización. No solamente tuvieron que renovar los locales, sino también la forma en que cada empleado desempeña un papel importante en determinados requisitos.

Seguidamente, te mostramos una serie de elementos que deberías considerar para formar a un nuevo empleado para tu restaurante.

1. Ofrece un periodo de orientación

Para los empresarios, celebrar una orientación suele ser el primer paso para dar la bienvenida a los nuevos empleados a su restaurante. Durante este periodo, los trabajadores o formadores experimentados presentarán los conocimientos clave sobre la empresa, tus prácticas y otra información relevante sobre el rendimiento básico de tu personal.

Normalmente, cada orientación cubre una serie de temas que se consideran esenciales para empezar. Las primeras áreas a tratar en  la orientación suelen ser los recursos humanos, las nóminas y otra información administrativa cotidiana que haya que completar.

Este proceso también incluye una explicación de las mejores prácticas, la filosofía del restaurante  y su servicio al cliente. Por lo general, se realiza una breve visita al local, que da lugar a una presentación de los principales miembros del personal, y luego una visión general del menú junto con un resumen del proceso de planificación semanal.

2. La formación es muy importante

Tras el proceso de orientación, se lleva a cabo una formación para enseñar los fundamentos de cada puesto. Durante el proceso, los formadores enseñarán e instruirán físicamente a los nuevos empleados sobre los elementos clave de sus actividades diarias.

Para que tus empleados tengan éxito, la construcción de una base educativa sólida ayudará a los nuevos trabajadores a alcanzar todo su potencial. Aprovecha la oportunidad para exponer y destacar la singularidad de cada puesto y cómo beneficia al restaurante en su conjunto.

Dependiendo del puesto, a los nuevos empleados se les enseña la importancia de las distintas tareas: la preparación de los alimentos y cómo el chef y sus cocineros cuidan el menú, cómo los camareros llevan a cabo sus procesos diarios… Además, un aspecto que no está tan glorificado es el de enseñar a los nuevos empleados a poner las mesas y lavar los platos.

Por último, un elemento común y muy importante en todos los restaurantes es enseñar a los trabajadores a recibir, saludar y atender a los clientes. 

3. La observación puede ayudar

Una de las formas más eficaces de formar a cualquier empleado para un nuevo puesto es abordar el nuevo trabajo observando y ayudando a otros empleados. No hay mejor manera de aprender una nueva actividad que observando a un empleado capaz de realizar una determinada tarea.

Esto deja espacio para una visión avanzada y, además, tu personal experimentado no solo podrá formar a tu nuevo personal, sino que los nuevos empleados podrán reconocer prácticas frecuentes e incluso prácticas utilizadas que nunca se les han enseñado.

El primer paso en este proceso es emparejar a los nuevos empleados con empleados experimentados asignados al mismo puesto. El objetivo es que cada aprendiz observe y ayude al formador en su trabajo, durante un periodo que puede ir desde unos días hasta una semana.

Antes de decidir quién se empareja con quién, explica a tu personal experimentado que debe efectuar su jornada de trabajo como lo hace habitualmente. Diles que se comuniquen con los nuevos miembros del personal y que respondan a todas sus preguntas.

4. Aplica el método de seguimiento 

Puedes utilizar a tus empleados actuales como recursos para conocer las actividades y tendencias comunes dentro de la empresa. Los veteranos son los que han experimentado grandes cambios en la empresa, por lo que normalmente, son los que entienden lo que es más importante para los nuevos miembros del personal.

Aprovecha su experiencia y habla con ellos sobre formas diferentes e innovadoras de formar a los nuevos empleados. Pregúntales qué problemas o actividades habituales surgen en el día a día, especialmente en el programa de formación.

Tómate en serio las sugerencias, ya que son las que pueden ayudar a crear un programa de formación que haga que los nuevos se acostumbren a su puesto a un ritmo más rápido. En general, utiliza los recursos que te proporciona su experiencia para realizar acciones innovadoras.

La formación cruzada con otros empleados proporciona una valiosa información sobre el funcionamiento de un determinado restaurante. Antes de que los nuevos camareros empiecen a trabajar para integrarse en el equipo, puede ser muy útil que trabajen estrechamente con otros puestos clave del restaurante.

Puedes decidir tú mismo un número determinado de sesiones de entrenamiento o confiar en el criterio del entrenador sobre cuántas son necesarias. Durante estas sesiones, el nuevo camarero es esencialmente un asistente y el formador debe cubrir los siguientes temas

  • Cómo tomar los pedidos. Tras completar una sesión de formación con camareros, tus nuevos camareros habrán aprendido cuáles son los platos más populares del menú a la hora de interactuar con los clientes. Deben practicar la toma de pedidos en la mesa, con el camarero experimentado como guía si tienen alguna duda.
  • Cómo emplear el sistema automatizado de pedidos. La mayoría de los establecimientos están migrando hacia el uso de un sistema automatizado de gestión de pedidos, por lo que los camareros con experiencia deben mostrar al nuevo camarero cómo utilizar este sistema.
  • Gestión de tareas secundarias, Además de servir a los clientes, los camareros también tienen tareas secundarias que deben realizar durante cada turno. Estas tareas suelen consistir en trabajos de preparación, como cortar limones o aliñar ensaladas, o tareas del final de turno, como limpiar las mesas o llenar los contenedores de condimento. 
  • Dónde se guardan los artículos. Los camareros tienen que recuperar varios artículos del almacén o depósito durante un turno, por lo que es muy útil mostrarles la ubicación de objetos como jarras, cubiteras y contenedores de comida para llevar, para que puedan encontrarlos rápidamente.
  • Disposición de las instalaciones. Es vital que alguien enseñe a los nuevos camareros las rutas clave hacia las partes más importantes del local. Esto puede incluir lugares de paso frecuente o lugares que pueden contener uno o dos puntos ciegos: para los camareros que llevan bandejas llenas de comida, es muy relevante estar familiarizados con ellos.
  • Cómo cerrar el local. El procedimiento de cierre incluye todo lo que tiene que hacer un camarero antes de terminar su turno.

5. Da a conocer los distintos roles del restaurante

Ofrece una formación general a los nuevos empleados del restaurante haciéndoles participar, aunque sea parcialmente, en cada puesto. Invítalos a trabajar en cocina, en barra y con los camareros. Luego, invítalos a colaborar con el maitre para saludar y sentar a los clientes.

Esto les ayudará a ser más flexibles en sus tareas y les dará una mejor comprensión de lo que se necesita para dirigir un restaurante con éxito. Cuanto más experimentado sea cada empleado, mejor funcionará tu restaurante en su conjunto.

6. Explica las medidas de seguridad

En todos los restaurantes hay precauciones de seguridad específicas que deben seguirse legalmente.

Es importante repasar todos los procedimientos y normas de seguridad con los nuevos empleados durante el proceso de formación para asegurarse de que los entienden. Entre ellos deben figurar: cómo manipular los alimentos, cómo almacenarlos y cómo limpiar las zonas de preparación. Los restaurantes también utilizan diversas máquinas que deben saber manejar.

Conocer y saber cómo evitar errores en estas áreas es esencial para la seguridad. Comprender la disposición del restaurante también puede ayudar a los nuevos empleados a moverse con seguridad por el restaurante.

7. Crea un programa de formación continua

Después de que un nuevo empleado se haya incorporado oficialmente a la plantilla, la formación no debe detenerse. Para reforzar las mejores prácticas, organiza sesiones de formación periódicas para seguir desarrollando nuevas habilidades. Esto no únicamente ayudará a tu nuevo personal a recordar todo lo que ha aprendido anteriormente, sino que también servirá para actualizar a tu personal experimentado con nuevas técnicas.

Estas actualizaciones de la formación no únicamente generarán positividad y entusiasmo entre los nuevos miembros del personal, sino que les mostrarán que te preocupas por su crecimiento. En caso de que haya un cambio de menú, por ejemplo, debe realizarse una sesión de formación para difundir el conocimiento a todo el personal.

Estas formaciones también podrían ir acompañadas de una sesión de brainstorming, lo que permitiría generar nuevas ideas sobre cómo realizar determinadas tareas que quizá no se hayan realizado antes.

8. Elabora un manual para tus camareros

Si todavía no tienes un manual del camarero, es una buena idea crear uno. Este manual de formación será un recurso importante para los nuevos empleados que quieran aprender a ser un buen camarero y para la formación posterior del resto del personal. Proporciona a cada camarero un manual y guarda uno o dos ejemplares en el restaurante para que cualquiera pueda consultarlo si lo necesita. Un buen manual de formación de camareros debe incluir lo siguiente:

  • Pautas de comportamiento de los camareros. El comportamiento del personal puede variar mucho según el tipo de restaurante que tengas, por ejemplo, la alta cocina tiene pautas muy específicas que cubren todos los aspectos del servicio. Pero, en general, cualquier tipo de servicio al cliente en un restaurante debe hacer hincapié en la cortesía, la humildad y la capacidad de anticiparse a las necesidades de tus clientes.
  • Aspecto del camarero. Describe en tu guía todos los requisitos del código de vestimenta, incluidas las expectativas relativas al uniforme, el pelo, las joyas…. Son pequeños detalles, pero deben estar en el programa de formación de los camareros y debes asegurarte de que todo esté muy claro.  Presentación de los camareros. ¿Cómo quieres que se presenten tus camareros en cada mesa nueva? Al proporcionar una pauta al personal que sirve las mesas, puedes ayudarles a recordar que deben compartir información importante sobre tu establecimiento.
  • Cómo vender más. No todo el mundo nace siendo vendedor, pero el upselling es una habilidad que se puede mejorar. Enséñales trucos que ayuden a tus camareros a animar a los clientes a pedir aperitivos y postres, por ejemplo.
  • Políticas de seguridad de la empresa. Un restaurante muy concurrido está plagado de peligros, y solo puedes asegurarte de que tu personal esté siempre a salvo exponiendo claramente todas tus políticas de seguridad. Haz hincapié en la importancia de llevar calzado antideslizante y explica los métodos seguros para transportar bandejas, cubiteras, bebidas en bolsas u otros objetos pesados.  También debes incluir una explicación de los procedimientos de emergencia y de las rutas de salida en caso de incendio.

9. Anímales a que prueben el menú

Una de las mejores partes de la formación de un camarero es probar los platos de la carta: os camareros no pueden responder a las preguntas ni hacer recomendaciones si nunca han probado la comida. Será  un buen momento para probar todos los platos populares, revisar las preguntas más frecuentes sobre el menú y discutir la información sobre alérgenos. También es un momento de relajación porque el entrenamiento está casi terminado.

Incluso el menú más descriptivo requiere aclaraciones adicionales de vez en cuando, y el camarero debe estar lo más familiarizado posible con el menú. El camarero ideal debe ser capaz no únicamente de explicar detalladamente cada plato del menú, sino también de hacer sugerencias, conocer al dedillo los especiales del día y responder con precisión a las preguntas del cliente.

10. Habla con ellos personalmente

Conocer a los nuevos camareros cara a cara es la forma correcta de construir una cultura de trabajo que anime a los empleados a trabajar para ti a largo plazo.

Estos son algunos temas que puedes tratar:

  • Misión e historia de la empresa. Como propietario, esta es tu oportunidad de compartir la misión del restaurante con tus nuevos empleados. Al transmitir información sobre lo que representa tu empresa y los valores que deseas comunicar, puedes crear un efecto dominó positivo. Te sorprenderá la frecuencia con la que los camareros reciben preguntas de los clientes sobre cuándo empezó el negocio y quién es su propietario, por ejemplo. Esta es tu oportunidad de asegurarte de que tus camareros comparten tu visión con los clientes.
  • Concepto del restaurante y cultura de la empresa. Probablemente hayas puesto mucha creatividad en el concepto de tu restaurante, por lo que tus nuevos empleados necesitarán una explicación del tema y de cómo pueden llevarlo adelante. Por ejemplo, si tu restaurante está especializado en productos de kilómetro cero, tu personal debe conocer las frutas y verduras regionales; si tienes un restaurante con temática de música de jazz, querrás que tu personal tenga algún conocimiento y apreciación de la música de jazz.
  • Recorrido por el local. Si das una vuelta por el restaurante con el nuevo personal antes de su primer turno, puedes ayudar a que se sientan cómodos. Cuando lleguen el primer día, sabrán qué entrada utilizar y dónde guardar sus pertenencias, por ejemplo.

11. Convoca reuniones periódicas con los empleados

Aparte de las actualizaciones de la formación, la celebración de reuniones constantes con los empleados puede ser una gran manera de reunir información sobre el progreso del trabajo. 

Intenta centrarte en los puntos fuertes de tu personal y reforzar y potenciar sus rasgos positivos. Celebrar reuniones de grupo cada 2-3 meses será suficiente para mantener la atención de los empleados. También puedes utilizar estas reuniones como evaluaciones de los empleados.

Observa qué empleados muestran un descenso en su rendimiento e intenta comprender sus dificultades y cómo pueden mejorar. Por otro lado, tómate el tiempo necesario para conocer y recompensar a los empleados que destacan en su trabajo gracias a su esfuerzo.

12. Establece objetivos de formación para los camareros

Al establecer objetivos de formación, puedes crear un estándar que todos los camareros deben cumplir. Esto garantiza que el programa sea coherente y que todos los camareros reciban el mismo nivel de formación.

  • Proporcionar un programa de formación. Antes de que los camareros reciban sus mesas, deben completar el programa de formación. Genera un calendario fijo para que tus formadores lo sigan, para que tus nuevos camareros completen cada etapa del programa. Un programa de muestra puede durar una o dos semanas, según el tipo de restaurante y el estilo de servicio.
  • Genera puntos de referencia para la formación. Asegúrate de que tu programa de formación tiene pequeños objetivos que cada camarero debe alcanzar a lo largo del camino. Por ejemplo, tras el primer día de formación, deberían ser capaces de recitar de memoria la lista de cervezas, contar la historia de la empresa o memorizar los números de las mesas.

Observaciones finales: ¿cómo formar a los nuevos empleados de un restaurante!

Las claves para construir un restaurante de éxito parten de la importancia de tener una plantilla que crea en el éxito del restaurante. Construir un lugar donde la gente se divierta suele generar más productividad y compromiso.

La formación es un aspecto esencial de cualquier trabajo: cuanto más eficaz sea la formación, más fácil será para los empleados acostumbrarse a su trabajo y hacerlo bien.

Identifica subidas de precio fácilmente 🥑

Controla a los proveedores y detecta fácilmente si te han variado el precio de los productos. ¡Toma el control de todos tus costes! ✨